Libertad vs. Libertad

Cristina Saavedra

Libertad vs. Libertad

ViveLibre tiene la capacidad de proporcionar la libertad que cada usuario necesita. Se adapta a las necesidades de cada uno, y esto hace que sea un servicio totalmente individualizado. El usuario elige qué apoyos necesita y cómo quiere recibirlos.

Los que trabajamos atendiendo a personas somos afortunados por muchos motivos. Además de la evidente satisfacción personal que supone contribuir a la mejora de la calidad de vida de la gente, no dejamos –día a día- de aprender.

Mi último gran descubrimiento ha sido que determinados términos como la libertad, la tranquilidad o la autonomía personal que, a priori, parecen universales y absolutos, son en realidad conceptos relativos que cada individuo entiende y vive de forma diferente.

Natividad, por ejemplo, siente libertad cuando puede hacer aquello que le gusta sin sentir que por ello preocupa a los que la quieren. Cuando sale cada día a la calle sin tener que dar explicaciones de a dónde va o cuánto tardará en volver, porque se sabe localizada en todo momento.

Su hermana y su hija están tranquilas porque con la aplicación del familiar siempre saben dónde está ella. Al llevar ViveLibre en su móvil Natividad no sólo está localizable, sino que recibirá atención inmediata en caso de necesitar ayuda.

Shaila y Alberto también encuentran la libertad para construir sus vidas sabiendo que Shaila, como usuario de ViveLibre, cuenta con un centro de atención que está siempre disponible, que la conoce y sabe lo que necesita y cómo actuar frente a cualquier situación.

Pero Shaila y Alberto conciben su tranquilidad de forma diferente. Acaban de terminar los estudios y dentro de poco se incorporarán al mundo laboral, lo que supondrá pasar bastante tiempo separados. Pese a ello, y pese a las dificultades de movilidad que ella tiene, ninguno quiere usar la aplicación del familiar, porque entienden que eso limita su libertad e intimidad. Les basta con saberse atendidos y apoyados desde el centro de atención de ViveLibre.

Para alcanzar ese grado de individualización del servicio no basta sólo con disponer de la más sofisticada tecnología y de un sistema operativo adecuado. Hay que conocer a las personas, entender cómo concibe cada una su libertad, qué apoyos necesita y cómo –cada usuario y familiar- desea recibirlos. En ViveLibre hacemos de esa diversidad, nuestra fortaleza.

Sobre el autor

Cristina Saavedra

Ingeniero Informático con una amplia trayectoria en consultoría y gestión de proyectos TI. Su creencia absoluta de que la tecnología debe estar al servicio de las personas hizo que reorientara su carrera profesional al mundo social. Luego evolucionó, mutó y creció dentro de un ecosistema de servicios personales. Hoy, como responsable de la calidad del servicio ViveLibre, es el interfaz humano entre la tecnología y los usuarios; la voz del cliente que hace que ViveLibre evolucione día a día.

Ingeniero Informático con una amplia trayectoria en consultoría y gestión de proyectos TI. Su creencia absoluta de que la tecnología debe estar al servicio de las personas hizo que reorientara su carrera profesional al mundo social. Luego evolucionó, mutó y creció dentro de un ecosistema de servicios personales. Hoy, como responsable de la calidad del servicio ViveLibre, es el interfaz humano entre la tecnología y los usuarios; la voz del cliente que hace que ViveLibre evolucione día a día.

© ViveLibre Autonomía Personal S.L.U. 2019