La belleza del cambio

Utilizo la pintura como un medio de auto-exploración para convertir fragmentos de mi propia historia personal en mensajes pictóricos concebidos para comunicarme con las personas a mi alrededor sin tener que expresarme verbalmente. Cuando creé la obra Deja miedos atrás y vuela, por ejemplo, yo estaba trabajando para una empresa multinacional de arquitectura, y la rutina estaba aplastando mi espíritu al hacerme olvidar que era un ser humano con sentimientos que no deben ser reprimidos, sino más bien expresados a través de la creatividad y la libertad.

Deja miedos atrás y vuela

“Deja miedos atrás y vuela”

En algún momento, finalmente decidí dejar Panamá y trasladarme a San Francisco, donde la zona de confort que antes me hacía sentir “seguro”comenzó a manifestarse en su forma verdadera, es decir, el eco de una vieja memoria destinada a desvanecerse. Poco a poco la persona dentro de mí se convirtió en una mariposa y todos los temores que había cultivado con el tiempo comenzaron a desaparecer. Sabía con certeza que había tomado la decisión correcta, y no me arrepiento, solo sentí la necesidad de solucionar ese momento de duda y revelación en la superficie de uno de mis lienzos.

Durante mucho tiempo, sin embargo, después de mi partida de Panamá, me sentí atrapado en un puente imaginario, conectando pasado, presente, y futuro, inseguro sobre cómo proceder y cómo alcanzar la luz espiritual que necesitaba para aceptar mi verdadera identidad, y  la confianza requerida para convertir mi necesidad y la pasión por la pintura en un trabajo de tiempo completo. Para expresar los sentimientos de incertidumbre, de suspensión y liberación, pinté la obra Atrapada por sus propios demonios, y escribí esto (a veces escribiendo sobre mis pinturas me ayuda a aclarar su significado):

Atrapada por sus propios demonios

“Atrapada por sus propios demonios”

Una sombra oscura que está al acecho, como un torbellino que traga todo en su camino, convirtiéndose en un túnel oscuro que implícitamente apunta hacia la salida, me mantiene en un estado de aprisionamiento, tanto mental como físico; puedo ver y percibir barras penetrar mi piel, lágrimas sangrado desde mis ojos en un crescendo de  pena y  dolor – la incomodidad de la realidad misma, cuyos reflejos distorsionados son sinónimos de la angustia, la ansiedad y la tortura que evoca sentimientos de añoranza y melancolía en una danza macabra compuesta de esperanzas y sueños rotos.

En San Francisco, me inspiré en gran parte por naturaleza, en particular los árboles. Hice las obras El árbol familiar (que representa a mi propia familia), Nunca renuncies, Mariposa interior y Guia interior.

Nunca renuncies

“Nunca renuncies”

“Nunca renuncies”

Durante una visita a Sonoma, California, me di cuenta de las fortalezas y debilidades de un árbol que encontré al lado de una iglesia, y empecé a verlo como una versión antropomórfica de un ser humano que lleva un gran  peso existencial – A menudo me encuentro viendo las similitudes y diferencias entre los árboles y los seres humanos, y tiendo a ver en estas criaturas arbóreas mi propio deseo de crecer constantemente, cambiar y sentir.                             

“Guia interior”

Guía interior

“Guía interior”

Cuando empecé a trabajar en esta pintura ya estaba en Panamá – Lo hice después de haber sido tomado por un extraño estado de ánimo “Atrapada por sus propios demonios.” – El contorno de todo a mi alrededor parecía tan borroso como en un mal sueño donde el soñador no tiene control sobre lo que está sucediendo y su única salida es dar la vuelta a sus propios miedos en busca de respuestas. En aquel entonces yo estaba en el proceso de dejar de lado lo que me hizo sentir vulnerable y reunir todas mis energías para abrazar la luz (San Francisco), y hacerlo mi nuevo hogar.

 

Alicia en el jardín del arco iris

“Alicia en el jardín del arco iris”

“Alicia en el jardín del arco iris”

Este trabajo representa, para mí, un intento de mirar más allá de ciertos parámetros sociales y abrir mi corazón a nuevas, maravillosas e  inesperadas aventuras. He creado este trabajo después de que me mudé a San Francisco, donde yo era capaz de enfrentar  esas angustias insoportables y deshacerme de estas de una vez por todas a través de la introspección y salpicaduras de color.

 

 

Renacer

“Renacer”

Pienso que podemos experimentar el renacimiento en varias oportunidades a lo largo del curso de nuestra vida, aunque depende de nuestra capacidad de reinventarnos, asimilar los aspectos positivos del cambio y hacerlos nuestros. De vez en cuando me siento en la necesidad de explorar nuevas identidades y lugares, sin embargo he aprendido a no tener miedo y aceptar la transformación como un componente inevitable del universo.

Hice Renacer pensando en el camino que conecta la oscuridad a la luz, el cual tiene el potencial de desencadenar el florecimiento de nuestras propias almas por medio de ráfagas de energía. Este camino nos conduce hacia un mayor sentido de pertenencia individual y colectiva – Un despertar poético y espiritual de nuestro intelecto y nuestros sentidos.

Para mí, la pintura es una forma de conectarme con otros seres humanos. Todo empezó cuando yo era un niño introvertido y el dibujo era todo lo que tenía que expresar mi simpatía hacia los otros en este planeta. Entonces transformé este simple acto de dibujar como un niño a una pasión como adulto. El dibujo se convirtió en parte de lo que soy, una extensión de cómo funciona mi proceso de pensamiento, un medio para explorar el arte, la vida y la belleza.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *