¿Cómo ayuda el IoT a las personas con dependencia?

Fernando Trincado

Te contamos cómo los avances en el mundo del IoT puede mejorar la calidad de vida de personas dependientes.

En Vive Libre estamos trabajando en el desarrollo de tecnologías en el ámbito de lo que se conoce como Internet of Things (Internet de las Cosas), o más sencillamente por sus siglas en inglés, IoT.

¿Qué es el IoT?

Ya hemos comentado en un artículo previo de este blog en qué consiste el IoT. Podemos definirlo como una tecnología que permite que, dispositivos cotidianos como relojes, electrodomésticos, vehículos o incluso prendas de vestir, tengan la capacidad de registrar datos y enviar esos datos permanentemente. Abre la puerta a un sinfín de aplicaciones.

En este artículo nos centraremos en aquellas que pueden beneficiar de manera más directa a las personas dependientes.

¿De qué forma puede ayudar el IoT a las personas con dependencia?

Las dos características que hacen que el IoT sea tan interesante en el ámbito de la dependencia son su ubicuidad y su transparencia. El hecho de que pueda estar presente en cualquier lugar y sin que el usuario tenga que realizar ninguna acción para conectarse permite que, por ejemplo, los diferentes elementos del mobiliario urbano, como pueden ser los semáforos o las paradas de autobús, puedan transmitir información a los viandantes. De esta manera, una persona con discapacidad visual podría recibir información a través de un auricular mientras va caminando por la calle. Le puede alertar de que un semáforo está en rojo, de que el autobús está a punto de llegar o de posibles aglomeraciones. Todo esto se puede integrar para crear un bastón inteligente, como han hecho en la empresa WeWalk.

¿También puede ayudar el IoT dentro del hogar?

Las posibilidades dentro del hogar son infinitas, ya que colocación de sensores es mucho más sencilla y la conectividad mucho mayor. De esta manera, la tecnología IoT puede ayudar, por ejemplo, a detectar caídas dentro del hogar, mediante sensores de acelerometría y barómetros integrados en los enchufes. También puede ayudar a detectar posibles accidentes, como fugas de gas o fallos eléctricos, y notificárselo en tiempo real al usuario. Las personas con discapacidad auditiva pueden beneficiarse también de esta tecnología. Existen aplicaciones como Visualfy ,  que traducen los sonidos del hogar a imágenes, permitiendo al usuario visualizar alertas cuando suena el timbre de la casa, el horno ha terminado de cocinar o el bebé está llorando.

En cuanto a parámetros de salud, podemos obtener información que nos alerte de manera temprana de que una persona puede estar teniendo algún problema. Un ejemplo sería el registro de la frecuencia cardíaca con pulseras inteligentes o de los movimientos que está haciendo gracias a balizas de localización dispuestas por la casa.

¿Qué podemos esperar en el futuro?

En el contexto actual en el que estamos inmersos, se hace necesario volver a poner el foco en las personas dependientes. Son las que más han sufrido las consecuencias de esta pandemia, y más concretamente las personas mayores. El uso de la tecnología IoT nos puede permitir dotar a los hogares de herramientas de medición de parámetros clave de la salud. De esta manera poder tener un seguimiento de cómo se encuentra la persona. Así, muchas personas que, llegada una cierta edad, tenían que irse a vivir a una residencia, van a poder continuar viviendo en sus hogares sin miedo a que les ocurra algo y no puedan ayudarles, incrementando sensiblemente su calidad de vida.

 

 

Sobre el autor

Fernando Trincado

Ingeniero en Telecomunicaciones y Doctor en Sistemas Electrónicos Avanzados. Su carrera investigadora se centra en el ámbito de las tecnologías para la rehabilitación de pacientes y la neurociencia. Ha trabajado en proyectos europeos como Biomot y Human Brain Project. Anteriormente, trabajó también en el ámbito de los Interfaces Cerebro-Ordenador y en la aplicación de la realidad virtual a la rehabilitación de pacientes, en el Hospital de Parapléjicos de Toledo. Actualmente trabaja como científico de datos en Vive Libre desarrollando algoritmos que permiten monitorizar la salud de las personas.

Ingeniero en Telecomunicaciones y Doctor en Sistemas Electrónicos Avanzados. Su carrera investigadora se centra en el ámbito de las tecnologías para la rehabilitación de pacientes y la neurociencia. Ha trabajado en proyectos europeos como Biomot y Human Brain Project. Anteriormente, trabajó también en el ámbito de los Interfaces Cerebro-Ordenador y en la aplicación de la realidad virtual a la rehabilitación de pacientes, en el Hospital de Parapléjicos de Toledo. Actualmente trabaja como científico de datos en Vive Libre desarrollando algoritmos que permiten monitorizar la salud de las personas.

© ViveLibre Autonomía Personal S.L.U. 2019